¿Cómo sacar el mayor provecho a este newsletter?

Cada tip está seleccionado para que puedas implementarlo rápido. Mientras más estrategias y técnicas domines, de mejor forma apoyarás a tus estudiantes y a ti [email protected]

Tip 1: ¿Cómo definir un lugar de estudio flexible?

  El lugar de estudio puede ser perfecto en cierto momento, pero con pequeños cambios en la vida podría ser estropeado. Cada vez es más común cambiarse de hogar o que la dinámica dentro del hogar sea distinta (con la pandemia se vio que muchas veces el comedor era el lugar para comer, estudiar y trabajar en las familias).

  Se vuelve más importante entender un lugar de estudio de manera flexible, que le permita a las personas estudiar en más de un lugar y la clave está en gestionar el entorno, en saber las pocas cosas que ese lugar debe brindar para ser un buen lugar de estudio... aprender a transformar un espacio en el lugar de estudio que se necesita.

  ¿Cuáles son esas cosas? Te puedo dar algunos criterios que si los aplicas encontrarás tus propias respuestas. Cada persona es un mundo y NO hay recetas que les sirvan al 100%, tienen que descubrir a través de la experimentación cuáles son las que les sirven. Para ello sigue el siguiente método:

  1. Define un lugar de estudio donde tengas la menor cantidad de interrupciones posible.
  2. Visualiza las cosas que ayudarán a facilitar el estudio, por ejemplo, tener un cuaderno y lápiz, un monitor, internet, etc.
  3. Pasa a la acción, estudia en ese lugar de estudio por 5, 10 o 15 minutos y hazte las siguientes preguntas: ¿qué interrupciones hubo?, ¿qué hace que sea más fácil comenzar a estudiar?, ¿qué facilita que te mantengas estudiando?
  4. Por último, define una mejora a tu hábito de estudio y aplícala la siguiente vez.

  Si lo que quieres es mejorar el hábito de estudio de otra persona, lo que puedes hacer es observarla durante los primeros 5 minutos de estudio y verás algunas interrupciones y elementos que facilitan el estudio de la persona, y a partir de ello mejora el lugar de estudio.

  Por último, con una oportunidad de mejora es más que suficiente… imagínate que cada vez que haces esto encuentres una … ¿cómo crees que estarás después de 4 semanas?... ¿después de 8 semanas?... serás otra persona.

  Lo mejor de este método es que puedes aprender a adaptar cualquier lugar para que sea ese lugar de estudio adecuado para ti o la persona que estás acompañando.

Tip 2: ¿Cómo acelerar el aprendizaje? Aprender para enseñar.

  Sigo estudiando sobre cómo desarrollar hábitos y cómo aprender mejor y más rápido y me sigo encontrando con el mismo criterio, si estudias pensando en que inmediatamente tendrás que enseñar estos contenidos y crear algo nuevo, no solamente aprenderás los contenidos mejor, sino que desarrollarás competencias que te permitirán cada vez aprender de manera más rápida. Ese mindset de “estudiar y aprender para enseñar” es la clave para aprender de manera acelerada.

  Si estudias aprenderás nuevos conceptos, pero si no aplicar será un aprendizaje pasivo. Para aprender de manera activa hay que aplicar lo aprendido, y una de las mejores formas es enseñando a otras personas a usar este nuevo conocimiento.

  Así que la clave está en “estudiar y aprender para enseñar”.

El vaso 1/2 lleno: entendiendo la Educación como un fin y no como un medio. 

  En ciertos países se vincula la educación con el mundo del trabajo de manera directa, así es cuando se entiende la Educación como un medio... pero el fin de la Educación, por definición, es la Justicia Social... y entender la Educación como un fin en si mismo cambia toda la película.

  Si bien hay países que en sus constituciones reconocen la educación como un fin, no necesariamente se entiende así culturalmente, sobre todo cuando hablamos de la Educación Superior y la Educación Continua.

  Entender la Educación como un fin significa que todas las personas deben tener acceso a Educación de Calidad durante toda su vida, no solamente durante la etapa escolar. No tiene que ver con el trabajo que tengas o el trabajo que quieras tener, sino que con la oportunidad de seguir crecimiento de forma personal, de darle la oportunidad a todas las personas de seguir desarrollándose toda la vida y no desentenderse de ellas cuando ya cumplieron con la “educación obligatoria”.

  Afortunadamente la situación está cambiando, hay procesos participativos que están cuestionando aspectos de la cultura en muchos países y uno de los resultados es que la Educación ya no se entenderá como Escolarización, algo que me pone muy contento porque es el camino para lograr una mayor Justicia Social.

¿Te gustó? Suscríbete y coméntale a tus cercanos

Al suscribirte de enviaremos un correo confirmando tu suscripción, revisa que no quede como SPAM.

No enviamos spam. Puedes desinscribirte cuando quieras.

¿Quieres ver los newsletter pasados?

Haz click aquí